chiapas

EL AMBICIOSO DE LA COLINA

 

Punto y Coma;
EL AMBICIOSO DE LA COLINA
La Universidad Autónoma de Chiapas UNACH máxima casa de estudios en nuestro estado, debiera ser un referente de organización estudiantil, de libertad académica y de autogobierno, debe mantener la libertad y la capacidad de autogestión de la cual se le observa muy lejos en su actual administración bajo la rectoría del Dr.  Carlos Natarén Nandayapa.
Uno de los peligros de esta carencia total de autonomía (porque se rige bajo interés de grupos atrás del actual rector)  se observa como un organismo centralizado, dependiente de personajes cuyo primer interés no es necesariamente la conservación y promoción de la cultura, ni la búsqueda del conocimiento y su difusión a través de las ciencias y la enseñanza, es convertir a la UNACH en un trampolín político, como han hecho sus antecesores en ese noble recinto educativo.
El desorden administrativo, la carencia de presupuesto y el servilismo que pulula en torno al rector Dr. Carlos Natarén Nandayapa ha convertido en un caldo de cultivo perfecto para que la incipiente universidad  se promueva como un ariete ideológico, utilizado por –insisto- grupos de poder atrás y a los lados del inoperante rector. Y veamos porque:
La vida autónoma de universidades es precisamente promover el respeto a los entes iguales   como a los agremiados al Sindicato del Personal Académico de la UNACH (SPAUNACH) que se quejan constantemente de intromisión y amenazas, además de su desatención a la población universitaria. Solo por citar un ejemplo que se documenta oportunamente en los periódicos locales en ese sureño estado.
Pero lejos de esa etapa de metamorfosis kafkiana a la que se ha mantenido a la universidad Autónoma de Chiapas UNACH al darles cabida a recomendados políticos, hijos de influyentes y recomendados de gobernadores, ahora llega uno que “surgió” de la democracia de un dedo para los intereses de grupo que sigilosamente le hace mal y evidencia el sistema dócil adoptado hábilmente por su rector.
El rector de la UNACH Dr. Carlos Nataren Nandayapa,  Cuestionado constantemente por su falta de habilidad y lentitud en el desarrollo de análisis de la problemática interna, no solo ha quedado en eso sino que le ha dado cabida al ego y a la ambición, problema del ser humano en esta sociedad, como ejemplo parece que el rector le dieron a probar la manzana con la misma oferta que le hicieron a aquellos dos en el huerto del edén, y que les ganara la ambición y codicia.  
Y es claro, debido a que, en estos tiempos pandémicos no faltan los maleantes de la política que tratan de vender ilusiones a quienes lejos de solidarizarse con la sociedad, buscan inoportunamente de hacerse de alguna candidatura en las elecciones intermedias del 2021. Ni el contagio ni las muertes detienen a esos filibusteros caza ingenuos, ni estos detienen su ambición. 
En la política como en la educación existen niveles y capacidades disfrazadas de compadrazgos.  Y cuando señalo ingenuos me refiero al rector de la UNACH Carlos Nataren Nandayapa, oscuro académico que ha demostrado su opacidad en el cargo que le ha quedado grande. Su doctorado académico es inversamente proporcional a su quehacer como eje rector de la universidad; y como político aún está en el kínder.
Aventurarse para buscar algo grande en la política vía elecciones, es ir y presentarse ante el resabio pueblo y escuchar la realidad y no a unos asesores oportunistas, pero competir elecciones es para cualquier mortal una aventura de inversión y capacidad política probada, sin embargo para el académico  es su sueño guajiro, no le ha bastado tener a la máxima casa de estudios de Chiapas en la oscuridad en la cual sigilosamente aprovecha su mal llamada autonomía para hacerse su guardadito al que ya le echaron ojo vivales que lo asesoran.
Estaremos muy pendientes del desarrollo político de este oportunista con un grupo de iguales persecuciones  y perversas intenciones, nada pero nada positivas para el futuro inmediato para la alma mater de muchos chiapanecos: Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH).
Puntos Suspensivos…
Diversos sectores solicitan la presencia del ejército en la costa Chiapaneca desde Tapachula hasta Ciudad Hidalgo y es que la pandemia está causando estragos de dimensiones preocupantes, el llamado es urgente. Una tierra sin ley, un espacio geográfico olvidado cuando no hay elecciones y muchos callan porque de momento nada harán sino representa votos, y desde luego no se puede escudar a políticos oportunistas con plumas mercenarias, Tapachula es olvidado, su alcalde Rosa Urbina, una dama que se sacó la rifa del tigre utiliza el espacio para cobijo político a la espera de operatividad que la mueva en el tablero de ajedrez. ¿Esto era lo que esperaban los tapachultecos? Ojala mis homólogos siempre rijosos en esa región saquen a casta… Si se acumulan las quejas en contra del Secretario de Salud José Manuel Cruz Castellanos y no se quiere ir  ¿Porqué no crean un consejo a la par mueven piezas (ex funcionarios y académicos) además de expertos para sacar adelante ese aparato de salud que se observa rebasado? No es por su estructura sino su administración. A estas alturas no estigmaticen que son de pasadas administraciones sino busquemos la experiencia… 
Opiniones, quejas y sugerencias al 9611897730 www.puntoycomanoticias.com.mx miembro del Club Primera Plana www.entresemana.mx