chiapas

ENFERMEDADES EMERGENTES EN CHIAPAS

 

Punto Y Coma;

ENFERMEDADES EMERGENTES EN CHIAPAS

En una recopilación de información con especialistas expertos pudimos informarnos que las enfermedades emergentes se definen como enfermedades nuevas o conocidas que aparecen en un área determinada por primera vez o que presentan manifestaciones desconocidas o indiferenciadas. Nos informan que a lo largo del tiempo en Chiapas, se han presentado diversas enfermedades que corresponden a esta definición, el Tifo, el SIDA, el cólera, la Influenza A H1N1, el Chikungunya, el Zica, nuevas formas clínicas del dengue y la más actual COVID-19.

Todas estas enfermedades han revestido una enorme trascendencia social, algunas por causar defunciones, otras simplemente por las formas clínicas en que se presenta o que produzcan incapacidad, pero señalan que se le ha dado una enorme difusión a través de los medios de comunicación y/o por las propias autoridades para alertar a la población.

De acuerdo a informes, el tifo, se presentó hace muchos años en la zona de los altos de Chiapas. El tifus epidémico es una enfermedad producida por rickettsias cuyo microorganismo causal es Rickettsia prowazekii y se transmite por los piojos corporales. Los síntomas de tifus epidémico son fiebre, dolor de cabeza intenso y agotamiento extremo, seguidos de una erupción al cabo de 4 a 6 días, sin embargo, recetaban el uso de doxiciclina que ayuda a evitar la transmisión, desde luego la principal medida es el aseo personal.

El SIDA a su llegada causó un impacto social aterrador, ya que se presentaba como una enfermedad sin tratamiento específico, grave y mortal, pero además altamente transmisible.

Se presentaron escenas realmente espantosas de discriminación y de estigmatización para los pacientes. El propio personal de salud, tenía un terrible temor a contagiarse por ignorar los mecanismos de transmisión, hasta contar con pruebas rápidas, método de Elisa, Western Blot y hasta Reacción de la Polimerasa en Cadena (PCR) y la utilización de los antirretrovirales que actualmente prolongan la vida por muchos años y con calidad.

Por su parte señalan que el cólera en su aparición en Chiapas, allá por 1991, era desconocido, tanto en su manejo epidemiológico como en la parte clínica, la deshidratación tan rápida y tan grave que produce el padecimiento no había experiencia en su manejo. No obstante, la habilidad de los galenos promovió el aprendizaje rápido y fue tomar muestras humanas con hisopos rectales y un medio de transporte llamado Cary Blair, muestras ambientales con hisopos de moore y de spira, para su posterior cultivo en el laboratorio. Al tratarse de una bacteria desde luego se encontró un antibiótico (Vibramicina) al cual el Vibrio Cholerae es sensible y con ello eliminar a dicho germen, aunque lo más importante para el galeno fue corregir la deshidratación de forma urgente.

Aquí es donde la responsabilidad juega un papel muy importante pues en la prevención como siempre jugó un papel fundamental: La desinfección del agua, (ya sea mediante cloración o mediante cocción), la higiene de los alimentos, el no consumir alimentos que no estuvieran bien cocidos, la desinfección de las verduras que se comen crudas, entre otras. Una gran estrategia que mitigó la epidemia, según informes en gran medida fue cerrar el canal de riego de los platanales en el municipio de Suchiate en la frontera con Guatemala, porque estaba contaminado y obligar a los alcaldes a clorar el agua en sus municipios para evitar la diseminación del padecimiento.

En el caso del Chikungunya, el Zica así como de las nuevas formas clínicas de presentación del dengue de alguna manera se venían realizando acciones de prevención y control al tratarse de padecimientos que son transmitidos al ser humano por el mismo vector (Aedes Aegypti), donde es importante la promoción de la salud, el ordenamiento del medio, el rociado espacial y hasta el domiciliario, contando además con pruebas para diagnóstico perfectamente probadas y certeras y con el conocimiento del manejo clínico sobre todo del dengue que pone en peligro la vida cuando se presenta en sus formas graves.

La influenza A H1N1, nos llegó en el año 2009, un padecimiento de diseminación rápida y fácil mediante las gotas de saliva y secreciones que se expulsan al toser o estornudar, pero con cuadros severos de insuficiencia respiratoria que los pacientes ameritaban manejo en terapia intensiva intubados y conectados a un ventilador mecánico. Finalmente se contó con una vacuna trivalente que contiene componentes para prevenir influenza B, A H1N1 y H3N2. Además contamos con un antiviral llamado oseltamivir o tamiflu. Me indican que se trabajó en 4 ejes estratégicos y un eje transversal: 1) Vigilancia epidemiológica, 2) Atención médica, 3) Vigilancia virológica y 4) Vigilancia sanitaria, con un eje transversal que fue la promoción de la salud.

Para no afectar en demasía la economía, se disminuyó el aforo de los establecimientos públicos al 50% con estrictas medidas de distanciamiento social y de filtros sanitarios, incluido el estadio de fut-bol. Se cerraron las escuelas y se capacitaron los maestros para establecer los filtros sanitarios al regreso a clases lo cual se realizó de forma escalonada. Al final 3,600 casos con 36 defunciones con una tasa de letalidad del 1%.

Actualmente estamos cursando con la pandemia de la enfermedad llamada COVID-19, causada por el SARS COV-2, cuyas cifras en Chiapas al momento (24 de mayo) son: 1164 casos confirmados con 91 defunciones según informes del Secretario d Salud y sin que aún se vea una luz al final del túnel, ya que no se cuenta mas que con la voluntad de las personas para llevar a cabo las medidas preventivas y la fuerza de las autoridades para convencerlas que se queden en casa, que se laven las manos, que guardemos la sana distancia, entre otras medidas importantes que se requieren.

No se cuenta con vacuna alguna, ni con medicamentos específicos para la enfermedad, lo que hace un control perfectamente difícil. Conclusiones: Si a lo largo de la historia de la salud pública de Chiapas hemos vivido todas estas y otras emergencias epidemiológicas – como no recordar la muerte de los neonatos en Comitán – y otras más, y nunca han existido recursos adicionales para hacerles frente y se tiene que hacer gestión urgente, mover partidas presupuestales, entre otras cosas.

Puntos Suspensivos…

Se hace necesario pensar, si para los desastres por fenómenos naturales se creó un fondo económico especial, llamado FONDEN, ¿Por qué? Entonces no prever un fondo para atender emergencias epidemiológicas, que si un año no se utilizan, se refrenda para el próximo, o bien, al final del año se invierte en el propio sector salud que tanto lo necesita ¿Que dirán los diputados federales representantes de Chiapas?…Otro de los problemas ha sido la desinformación corrida en redes sociales y la falta de credibilidad de diversos funcionarios, al grado que circula n esa red una petición de la destitución del titular de la SS Dr. Manuel Castellanos. El hombre debe de abandonar el cargo y debe de llegar un epidemiólogo o un experto. Alguien con autoridad moral. Me enseñan una bata quirúrgica que viene –sola- en un kit de prevención COVIT 19 EN en esa bolsa viene pegada una lista de lo que contiene o debe de contener (google, gorro quirúrgico,  cubre boca N95, la bata, guante de exploración, guante quirúrgico, guante de nitrilo, cubre boca quirúrgico, cubre zapato y careta protectora (distribuido por GRUPO GARDEZ  “COMERCIALIZADORA” ahí se los dejo de tarea.

Opiniones, quejas y sugerencias al 9611897730 www.puntoycomanoticias.com.mx corresponsal del centro Mundial de Noticias (CMN)